El 21 de enero del 2017, el medio de comunicación local Orotina On Line, hizo recuento de la demanda que realizó desde el 2008 el ex alcalde José Joaquín Peraza ante la Municipalidad de Orotina, por una serie de derechos laborales que apelaba ante la institución.

El 23 de diciembre de 2016, la Municipalidad presentó un recurso de apelación contra la resolución dictada por el Juzgado que cuantificó los derechos a favor del señor Peraza, al considerar que era improcedente.

 

Pese a que la apelación fue presentada oportunamente por la Municipalidad ante el Juzgado de Trabajo, esta no fue incorporada debido a un error del mismo despacho judicial, en el procesamiento del documento a la hora de ingresarlo al expediente electrónico.

Por la razón anterior, el 20 de enero de 2017, basado en una resolución ilegal del Juzgado de Trabajo de Alajuela, al señor Hendrix de los Ángeles Gutiérrez Menocal, abogado que ejerce su profesión en el cantón de Orotina, le fue entregado, únicamente para custodia, el vehículo propiedad de la Municipalidad de Orotina placa SM-4655, estilo pick up, marca: Toyota Hilux.

Ante gestión de la Municipalidad de Orotina, el Juzgado de Trabajo de Alajuela, el 24 de enero de 2017 (cuatro días después), corrigió su error y ordenó al señor Hendrix de los Ángeles devolver el vehículo antes citado a la Municipalidad.

Lo propio es que el señor Hendrix de los Ángeles acatara esa orden judicial, sin embargo, la desobedeció, por lo que el Juzgado de Trabajo de Alajuela, el 14 de febrero de 2017, le ordenó nuevamente devolver el vehículo a la Municipalidad de Orotina, pues, caso contrario sería penalmente condenado por desacato.

Ante la negativa del señor Hendrix de los Ángeles de devolver el vehículo, desobedeciendo así por segunda vez al Juzgado de Trabajo de Alajuela, la Municipalidad de Orotina lo denunció ante la Fiscalía de Atenas por el delito de retención indebida.

Por fin, el 07 de marzo de 2017, el señor Hendrix de los Ángeles, a través de otras personas, puesto que no se presentó personalmente, devolvió el vehículo a la Municipalidad; es decir, un mes y once días después de la orden de entrega dada por el Juzgado de Trabajo de Alajuela.

Durante ese lapso ese activo municipal estuvo ilegalmente en manos del señor Hendrix de los Ángeles, quien, pese al deber de conocer el derecho dado su carácter de abogado, irrespetó el ordenamiento jurídico. En ese periodo, la Municipalidad resultó perjudicada, al no poder contar con ese activo dedicado al servicio público. Lo actuado contra ley por el señor Hendrix de los Ángeles causó daños y perjuicios a la Municipalidad de Orotina, por lo que las acciones respectivas para su resarcimiento serán ventiladas en instancias tanto judiciales como administrativas.